Hay pocos récords tan importantes en la industria automotriz como el tiempo que se logra en el emblemático circuito de Nurburgring en Alemania. Este trazado ofrece en sus 22,8 kilómetros todo tipo de curvas, rectas, lomas y diferentes pavimentos, y es conocido mundialmente como el “infierno verde”.

Pero aun sigue siendo uno de los trazados más exigentes, en donde para lograr el mejor tiempo no solo se debe ser rápido en aceleración, sino una buena suspensión, frenos, aerodinámica y autonomía. Es por esto que cada vez que se logra un récord en alguna categoría, se convierte en toda una noticia.

La última hazaña fue realizada por la marca alemana Volkswagen y nada menos que con un modelo totalmente eléctrico, el I.D.R, que logró rebajar nada menos que 40 segundos al récord anterior, logrado en un Nio EP9 en el año 2017.

El piloto arriba de este espectacular modelo eléctrico fue Romain Dumas, que ya no solo compite sino que también es conductor de la fabrica de Porsche. Dumain ya había logrado el récord en la subida de Pikes Peak, usando el mismo I.D.R, aunque para Nurburgring la marca realizo modificaciones para aumentar la fuerza descendente así como la manera de entregar la potencia.

Una de las grandes sorpresas de este nuevo récord, es que el I.D.R alcanza los 680 Hp (al menos eso entregaba en Pikes Peak), mientras que el Nio EP9 del récord anterior, ofrecía nada menos que 1.341 Hp, lo que demuestra la importancia de una buena puesta a punto a nivel de chasis y fuerzas que lo peguen al suelo. 

Y aunque este tiempo de 6:05,336 es extremadamente rápido, no se trata del mejor tiempo de la pista, ya que el año pasado el Porsche 919 Evo logró el mejor tiempo de toda la historia, con unos impresionantes 5:19,55.  

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.