Consejo de la semana: ¿Para que sirve la batería y el sistema eléctrico de nuestro auto?

Los vehículos en general cuentan con muchos componentes que son de vital importancia y que el común de los usuarios no saben realmente de su importancia. Uno de estos es la batería, que al igual que en nuestro teléfono celular, se encarga de proveer de electricidad a nuestro querido vehículo.

Comenzando por lo básico, la batería en la encargada de dar vida al abrir las puertas, encender las luces, conectar o desconectar los sistemas antirobos, y de energizar el motor de partida, necesario para hacer girar el motor y que cobre vida al darle arranque. Todas estas funciones, se realizan con la carga acumulada en la batería, que debe cumplir con ciertos requerimientos mínimos según el tamaño del vehículo (no es lo mismo energizar un citycar que un gran SUV), tamaño y tipo de motor, clima, entre otros.

Luego de darle arranque al motor, este cuenta con un dispositivo llamado alternador, que se encarga de generar electricidad para proveer el sistema completo y para recargar la batería. Pero no olvidemos de que al requerirse un voltaje estable (la mayoría de los automóviles livianos requieren 12 Volts), la batería hace las veces de estabilizador de voltaje, el que varía según la carga del motor, del alternador, y del consumo total del sistema. El voltaje normal de una batería, entre 15 y 25°C debe oscilar entre los 13,8 y 14,4 Volt en general. 

Recordemos que nuestro vehículo cuenta con computadores, sistemas de seguridad, equipamiento de confort, que deben estar constantemente recibiendo energía para funcionar, de ahí la importancia de que nuestra batería y el sistema eléctrico en general funcionan de manera correcta. 

Actualmente los nuevos vehículos tienen un consumo eléctrico cada vez mayor, debido a la integración de nuevos dispositivos, incluyendo el sistema Start&Stop que detiene el motor en las detenciones y arrancándolo nuevamente al acelerar, lo que conlleva un uso mucho más intenso y constante del motor de partida. Las baterías de estos vehículos deben tener un nivel de reserva mayor, y en general tienen un mayor valor de adquisición. 

Los tamaños de las baterías se ajustan a los motores, ya que a mayor tamaño de este, mayor será el motor de partida que debe moverlo para encenderlo y por ende, mayor el voltaje requerido. Además, las baterías tienen un valor que indica la capacidad de entregar esta corriente, a determinadas temperaturas. 

Las baterías se miden por dos indices principales. La capacidad de reserva, que indica el amperaje disponible a 27° C. y la corriente de arranque en frío, la que se entrega a -18°C por 30 segundos. Cuando las temperaturas bajan o suben mucho, es necesario una batería de mayor amperaje de partida en frio (CCA o Cold Cracking Amps), por lo que debemos fijarnos bien en este indice según nuestra ubicación.

Normalmente se habla principalmente de las baterías por su capacidad, y esta puede ir desde los 6Ah (6 Ampere Hora) para una moto pequeña, hasta sobre los 200 Ah en camiones de mayor tamaño. Esta capacidad nos dice que el consumo puede ser de hasta su máximo (por ejemplo, una batería de 60 Ah) de 60 Amperes por una hora o si es menor, por un mayor tiempo por su formula Q= T*I. Si el consumo es de 10 Ampere, puede durar hasta 6 horas, y así sucesivamente.

Los cuidados normales de las baterías modernas, implican darle un uso de carga de manera regular (esto quiere decir, encender el motor para que este cargue la batería), idealmente al menos una vez a la semana y por un período de unos 10 minutos como mínimo. Esto varia según el tipo de batería, uso, clima, etc, por lo que estos valores son solamente referenciales.

¿Que hacer en caso de que la batería se descargue? Lo primero que debemos buscar, es cargarla nuevamente, lo que se puede hacer con dispositivos externos que cargan esta, simulando un alternador. Esto es con una carga algo superior a los 14 V, lo que toma un par de horas. Otra opción es con un partidor extrerno, que cuenta con un amperaje mayor y puede directamente mover el motor de partida.

Por último, y lo menos recomendable, es hacer el conocido “puente”, que  consiste en conectar un cable desde cada borne de una batería de un automóvil funcionando a otro que requiera energía. Esto debe hacerse idealmente en vehículos de tamaño similar, ya que si este vería hacia arriba, puede entregar un voltaje o amperaje mayor, que puede producir daños en computadores u otros sistemas del vehículo.

La duración de una batería con uso regular (olvidando las que están sin uso por mucho tiempo), puede ir desde los dos hasta los cinco años o más, siempre que todos los sistemas estén en buen estado, así como el uso sea el correcto. Siempre utilizar los sistemas eléctricos del automóvil con el motor apagado irán disminuyendo la carga de la batería, por lo que idealmente después de largos periodos sin encender el motor, es bueno hacerlo durante un tiempo de 10 minutos o más, para volver a cargar la batería.

¿Tienes alguna duda sobre el uso de la batería? Coméntanos…

Leave a Reply

Your email address will not be published.