Conociendo a DiCar automotriz: pasión de familia

Para que todos vayamos conociendo mejor a los talleres que forman parte de nuestra comunidad, esta semana queremos presentarles a uno de los talleres que han formado parte de DesRueda desde sus inicios, y que formado por la pareja de Diego y Carolina (por eso DiCar), se apronta a cumplir 8 años entregando un servicio de excelencia, siempre basados en la pasión por las tuercas.

Para Diego Castillo, cofundador de DiCar, la pasión por las tuercas ha sido parte de su vida desde niño. Desde los 13 años que comenzó con la mecánica de motos y automóviles propios, siguiendo los pasos de su padre que era enchapador y preparador de autos de carrera. Ahí empezó un camino que no terminaría nunca por despegarlo de este apasionante mundo.

Terminando el colegio y luego en la universidad, siguió aprendiendo y trabajando en mecánica automotriz, en casi todos los vehículos que se puedan encontrar: vehículos de minería, camiones, vehículos pequeños, fue revisor técnico en categorías de automovilismo, fue preparador de motores, fue docente, así que se define como alguien que ha pasado por casi todas las diferentes áreas del mundo tuerca.

En su etapa de docente, fue profesor de su actual pareja y socia de este taller, Carolina, la que también sigue de cerca la pasión por los fierros. Ellos decidieron comenzar su propio taller, DiCar, a principios del año 2011, y cada uno pudo aportar algo muy importante para formar este nuevo servicio.

Por un lado, Diego podría colocar toda su experiencia en lo referente a mecánica, armado de motores, etc. mientras que Carolina aportaría no solo su experiencia mecánica, sino también su manejo de todo lo referente a la administración del negocio. Comenzaron en la misma ubicación que tienen ahora, Américo Vespucio 1758, Metro San Ramón.

Al principio comenzaron con un taller muy simple, que además compartiría espacio con lo que es su casa, por lo que permitiría no tener que moverse para ir a trabajar, disminuyendo los tiempos perdidos en tacos y aumentando la seguridad del lugar al no dejarlo solo en ningún momento. Pero desde siempre, se propusieron que los horarios de trabajo fueran estrictos y no se trabaje horas extendidas, para no contaminar los tiempos necesarios para el descanso y la familia. Para los clientes, ellos no viven ahí.

El equipamiento inicial era muy simple, pero los compromisos hacia el cliente siempre fueron muy altos, donde la especialización fue siempre el ajuste de motores completos. Esto era parte de la especialización de ambos, y le permitía trabajar por completo en un motor hasta entregarlo listo. Siempre han sido definidos como taller multimarca, y lo más importante es estudiar muy bien cada motor, ya que el funcionamiento básico es muy similar en todos, pero cada marca y modelo tiene sus particularidades en su funcionamiento y piezas.

Pero a medida que comenzaron a crecer, aumentando su clientela, se dieron cuenta de que debían abrirse a nuevos servicios, ya que en momentos que estaban reparando 5 o 6 motores (con los autos completos ahí en el taller), se vieron en la necesidad de buscar un complemento que entregara mayor rotación de clientes y un flujo de caja más continuo, por que los motores si bien dejan un buen margen por la cantidad de horas hombre invertidas, a veces los tiempos se pueden extender mucho.

Así es como comenzaron a realizar mantenciones de kilometraje, de todas las marcas y modelos, siempre buscando e investigando los correctos procesos y piezas necesarias para entregar un muy buen servicio. Estas permiten tener una mayor rotación de clientes, aunque siempre manteniendo su servicio de ajuste de motores.

Uno de sus principales clientes siempre fueron empresas, que comenzaban atendiéndose con ellos y luego seguían llevando todos los modelos de la flota de la empresa. Lo principal nos comenta Diego y Carolina, siempre ha sido educar a sus clientes, y transmitir todo el conocimiento que ellos tienen, para así que cuiden mejor sus autos. Es un beneficio para todos, incluso para otros talleres que ellos conocen y que no tienen ningún problema en compartir conocimientos de problemas o soluciones específicas.

Actualmente el taller cuenta con una superficie cercana a 300 mt2, donde pueden atender cerca de 14 autos como máximo y cuentan con espacios definidos para distintos trabajos, contando con un elevador por el momento para los trabajos en altura y 4 trabajadores especializados. El concepto es siempre poder solucionar todos los problemas de un cliente, y ser los que pueden entregar resolución de diferentes temas, aunque estos no sean resueltos directamente por ellos, pero si llevados a un lugar de confianza.

Como característica que ellos definen de su taller, es la calidad de trabajo realizado, el que se entrega garantizado por un periodo que variará según el trabajo realizado. Pero lo importante es siempre ser transparentes con el cliente y responder frente al trabajo realizado.

Los invitamos a conocer este interesante taller, que ubicado en la comuna de San Ramón, ofrece las soluciones acordes con lo que buscan sus clientes. Nos vemos en una próxima historia de taller!

Leave a Reply

Your email address will not be published.