Algunos consejos de DesRueda para el manejo en invierno

Todos sabemos que durante los meses del año existen diferentes estaciones, cada una con sus características especiales, que pueden hacer de la conducción algo especial. Esta semana queremos traer algunos consejos importantes, para que no tengas problemas cuando te encuentres con algunas desafiantes condiciones invernales.

El invierno en la mayoría de los países, implica una disminución de las horas de sol, menores temperaturas, y según la zona geográfica, mayores precipitaciones, que pueden ser de agua o nieve inclusive. Todas estas condiciones en general implican una menor visibilidad, ya sea por que amanece más tarde y se hace de noche más temprano, o porque esta nublado y hay menos sol, o cuando precipita, también baja la visibilidad.

Lo primero que debemos chequear son los neumáticos. No vamos a dejar de repetir que en cualquier vehículo que manejemos, sea de dos, tres, cuatro o más ruedas, siempre los neumáticos serán nuestra conexión al suelo, y que esta zona de contacto es el porte de un pequeño cuadrado, por lo que es muy importante su buen estado, y que si estamos en alguna zona con clima extremo, que estos tengan un compuesto y diseño para mejorar el agarre.

Luego, es importante también, en pro de mejorar la visibilidad, contar con un juego de luces en buen estado, para poder ver bien y ser visto (también muy importante). Aquí es importante, además de chequear que no tengamos alguna ampolleta quemada, ver si podemos cuidar los focos, que con los años se van oscureciendo. También es interesante a veces, mejorar estos sistemas, con alguna ampolleta de mejor iluminación que las originales.

Otro consejo importante, que aunque a veces no nos preocupemos, es mantener limpios nuestros vidrios. Porque a diferencia de lo muchos piensan en invierno, es super importante que si se mojan, o empañan, estén limpios, ya que eso disminuye menos la capacidad de visión hacia afuera. 

Continuando con la visibilidad, es muy posible que en los días fríos, o en zonas donde nieve, que los vidrios puedan congelarse, lo que requiere un cuidado especial. Lo ideal es que se derrita el hielo o escarcha de manera suave, idealmente con el defroster interior. Nunca apurar este proceso colocándole agua caliente por afuera, ya que esto puede implicar que se nos trice por el cambio tan fuerte de temperatura. 

El correcto uso del defroster (o desempañador), es con aire tibio o caliente, directamente hacia el parabrisas, con ingreso de aire exterior (si colocamos re circulación solamente moveremos más vapor interior) y en caso de tener aire acondicionado, conectarlo, que esto hace que se desempañe más rápido, ya que el a/c le quita la humedad al aire.

Ahora, para el manejo en si, las condiciones de invierno pueden implicar que el camino este más resbaladizo que en condiciones de verano, cuando estará normalmente más seco. Esto puede ser por lluvia, neblina o nieve, lo que significa extremar las precauciones. 

Recordemos que el manejo en nieve o agua, implicará que la adherencia baja, y si aceleramos mucho, el auto tenderá a patinar, no doblar como nosotros esperamos o no frenar como sería en seco. Así que es recomendable andar con más tiempo, hacer maniobras menos bruscas, anticipar las frenadas y curvas, y sobretodo, no pensar que tendremos las mismas reacciones que cuando esta seco. 

Si esta lloviendo, cuando hay acumulaciones de agua, si pasamos por sobre esas, se puede producir el llamado Aquaplaning, o como que sobrevolamos por encima de ella, lo que será casi como conducir en hielo, y casi nada de lo que le pidamos al auto funcionará. Aquí lo importante, es no desesperarse, mantener la calma y nuevamente, no hacer nada brusco.

En lluvia, otro elemento que debemos tener en buen estado, son las plumillas de los limpiaparabrisas, para que estás sequen en una sola pasada, no suenen ni rayen en parabrisas. Es importante para cuidarlas, utilizar liquido en el deposito de lava parabrisas con jabón, que las mantendrá más lubricadas, así como elegir el tamaño adecuado para el auto.

Por último, hay que tener cuidado en el manejo con niebla, que disminuye sea día o noche, la visibilidad, por lo que debemos extremar las precauciones, disminuir la velocidad de circulación (esto según cuan densa sea la niebla), encender las luces de día (para que nos vean) y de noche, no utilizar las luces altas, que nos encandilarán más que ayudar a mejorar la visibilidad.

Esperamos que estos consejos les ayuden para un manejo seguro en las diferentes condiciones de manejo en invierno. Atentos al próximo consejo, siempre en DesRueda!

 

 

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.